La flor de la DesProCultura

En los mails cruzados entre semana, en los que se resuelven dudas y necesidades pero, sobre todo, se proponen tareas. Adela propuso la siguiente lectura:  ¿Por qué legislar sobre industrias culturales?, de García Canclini. Un clásico muy leído por todas pero que siempre va bien para entrar en debate. Comentamos que nos interesa adentrarnos en temas de políticas públicas y legislación, para luego hablar de proyectos, propiedad intelectual y licencias.

Para dinamizar la tarea pensamos en buscar, tras la lectura del artículo, un documento (audiovisual, gráfico, textual, oral…) que nos inspirase a comparar, contraponer, desorganizar o diseccionar los pensamientos canclinianos.

Y el mail termina así: opinen, propongan, siéntanse libres y si no les apetece esto y tienen otras necesidades, veámoslas.

Pues bien, la tarea comenzó con el análisis de estas citas:

“Cultura: de conjunto de signos de identidad a recurso para atraer inversiones, generar empleos y dinamizar el turismo.

Desarrollo cultural: no simple crecimiento de museos, festivales e industrias comunicacionales, sino ampliación de consumos inteligentes y acceso a tecnologías innovadoras.

¿Pueden realizarse estos propósitos de las políticas culturales después de las crisis económicas que reducen fondos públicos, provocan despidos de personal y achican la capacidad adquisitiva de la mayoría?”…

García Canclini

Si entendemos la cultura asociada a las identidades individuales y colectivas y reconocemos que la industria ha aplastado esas identidades; entonces estaremos de acuerdo con la segunda definición, la que alude al desarrollo, la que llama al consumo inteligente y al acceso real de tecnologías para todas, y con ella, la “innovación” (pero, ¿qué es innovar?, de ello hablaremos en algún post).

Y respondemos: – claro que después de las crisis económicas es posible llevar a cabo “despropósitos” que caminen hacia una Cultura Libre! Lo estamos viviendo, palpando, practicando, soñando…y en países como México, en donde siempre ha sido supervivientes, más aún. No hay miedo a las “crisis”, más bien hay valentía y fuerza. Los altibajos a los que este mundo capitalista nos tiene acostumbrados, nos hacen más fuertes y, si no, sobrevivimos igualmente.- Se oye por aquí…-. Y Sayil nos dice que la clave, para ella, está en la democratización de las redes.

,,

Seguimos caminando por el despropósito de la “industria cultural” y, a medida que avanzamos, vamos encontrándonos con la realidad y conociendo diferentes propuestas, siendo críticos, analizándolas, pensando en planteamientos individuales y colectivos…desorganizando, desatando cabos, dudando, haciéndonos preguntas entorno a la sostenibilidad…

Alejandrina nos cuenta que para ella, muchas de las veces, las acciones por parte de la políticas son simples acciones paliativas que no sirven a largo plazo; una legitimación de los gobiernos pero no un mecanismo para la sociedad civil que regule acciones.

Caminamos por Flok SocietyCulturas Vivas Comunitarias , Cultura en la Calle o Industrias Culturales Cali.

Cada quién establece sus criterios, entendemos los contextos, revisamos los objetivos de cada proyecto o iniciativa, de dónde vienen, sus contextos, la propiedad, si es iniciativa pública, privada o independiente; comparamos, reflexionamos…

Y nos paramos a mirar esta belleza…que nace de la creatividad más pura, y esa es una gran esencia que tenemos claro, que debe estar siempre presente…

cia. devidrio danza – me Busto

Es posible romper y des-organizar las cosas para generar nuevas posibilidades, sólo hay que tener claro qué, para qué, para quién, cómo.

Es un buen momento para pararse y volver a pensar en ¿qué es cultura? y ¿en qué la hemos convertido?, ¿cómo la hemos modificado? ¿por qué en la mayor parte de los casos ya no se mantiene la sencillez de lo cotidiano, las prácticas sociales más naturales o sencillas?

Y en el proceso pensamos que la PermaCultura, como ese sistema de diseño para la creación de ambientes humanos sostenibles del que habla Bill Mollison en su Introducción a la Permacultura, es un buen lugar para la creatividad y el buen hacer…

Así nacen nuestras-vuestras flores de la #desprocultura, en base a cada una de nuestras identidades pero con las cuales vamos a forjar la colectiva, quien quiera puede generar la suya propia, es sencillo…#sostenibilidad #equilibrio…

This slideshow requires JavaScript.

Sólo hicieron falta ganas, revistas, hojas para reciclar, tijeras, adhesivo, objetivos, conceptos, definiciones, sueños, energías positivas…

Y como remate les recomendamos la lectura de este artículo de Jaron Rowan…

“¿Pueden y deben las comunidades asumir un servicio público o nos enfrentamos a un mosaico de intereses discretos puestos en red? ¿Cómo diseñar mecanismos de control desde y de las propias comunidades? ¿Cómo evitar que la gestión común erosione lo público estatal? Claro, esto implica complejidad, pero por eso mismo es necesario probar y alentar este debate. En definitiva, es hora de dejar el cinismo político atrás y asumir que hay un paradigma del que es necesario huir. Para explorar nuevos caminos, nuevos modelos, hace falta valor y visión política, dos bienes escasos, que tan sólo se pueden compensar con la creatividad e imaginación colectiva. ¿Asumimos el reto?”

Ah! Y ya somos cuatro en esta aventura, se ha incorporado Maritza ^_^, estamos muy felices. Bienvenida @MaritzaEstrell1!

Advertisements

Commons Coments!

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s